miércoles, 19 de junio de 2013

Mi triste necesidad

  

Y así de repente, notas que al decir adiós le empiezas a necesitar como nunca, cada vez quieres volver a estar entre sus brazos, y abrazarlo como nunca, quieres recibir ese beso en la mejilla que te hacía casi volar, tocar sus labios y pensar que nunca lo vas a dejar, eso, si, eso duele, eso me hace falta, hablar todo el tiempo, decirnos sin cansarnos que nos queremos y nos necesitamos, si, por miedo dije que nos alejáramos un poco, también por tu relación, me extrañé al dejarme llevar sabiendo tu situación sentimental, pero inevitablemente en el corazón no se puede mandar, y no, no lo hice por querer que se terminara, es mas siempre admire el amor que a ella le tenías y me sentía afortunada de que en cierta medida me lo dieras, a la hora de la verdad nunca quise que terminaras con ella, pero tampoco podía quedarme estática, y hacer como si no me doliera, si, por eso mismo mi decisión, pero quería que me dijeras y me repitieras que me esperarías, o que no querías que me fuera, pero ya ves, después de menos de dos semanas, dejaste de pronunciar palabra alguna, y de tristemente quererme, si eso siento, ya no existe nada, ya no somos ni amigos.
Esa es la realidad, me duele verte online y ni hablarte, y aunque parezca orgullosa o insolente, no te hablo por respeto, por respeto pero con dolor, pues eres parte de mi, cada día me emocionaba contarte mis cosas, por mas absurdas que fueran, y me emocionaba al saber que lograbas cumplir parte de tus metas, lo se, el dolor no es eterno, pero por el momento está mas que latente, y no es que yo me ayude mucho en mi situación, te leo, te escribo, te pienso, si, mas de lo normal, me alegra ver tu felicidad, si, a pesar de que no me incluya me alegra, has sido de las pocas personas con quienes he puesto tus sentimientos y tu bienestar por encima del mío, eres parte de mi, eres mi alegría, y yo solía hacer parte de la tuya, si tristemente solía serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario